Reseña histórica (Desde la prehistoria hasta la actualidad)

Reseña histórica
No hay hechos concretos que permitan comprobar que Laspuña existiera en la prehistoria pero dado que en Sobrarbe sí que hay restos de que había pobladores, no sería descabellado pensar que hubiera algún poblado errante por el territorio del término municipal.
Aunque no hay datos que certifiquen que Laspuña existiera en la prehistoria, pudo existir algún poblado nómada, ya que en la comarca de Sobrarbe se han encontrado vestigios de gentes que habitaron en estas tierra en aquella época. De estos asentamientos temporales en la zona de nuestro pueblo han quedado restos toponímicos y  algunos arqueológicos.
De la época romana se conserva todavía un pilar de un puente sobre el río Cinca y es en esa época cuando nace el nombre de Laspuña “Illa Sponas”,  que puede derivar de "sulla sponda" (casi similar a "Illas Sponas") que en italiano actual significa orilla, lado, borde, terraplén, ribera.
Los árabes realizaron varias campañas por Sobrarbe, la mayoría de ellas destructivas y de castigo. En el término municipal se conservan los restos de una antigua tejería, propia de aquella época y de aquellos pueblos árabes.
La historia de Laspuña más conocida empieza en la Edad Media. En un documento de San Victorián fechado en 1085 aparece por primera vez el nombre de Laspuña como “ILLAS SPONAS”. En ese tiempo Laspuña pertenecía al obispado de Lérida. En 1228 aparece en otro documento el nombre de la primera persona que conocemos de Laspuña. Se llamaba Ramón Castany y entonces Laspuña ya se llamaba LASPUNYA.
El rey Jaime II ,el Justo, de Aragón organizó en 1296 la conquista del reino de Murcia tras recibirlo como donación de Alfonso de la Cerda a cambio de favorecer sus pretensiones al trono castellano durante la minoría de edad de Fernando IV. El rey se vio en la necesidad de reforzar sus huestes y para ello recurrió a leva obligatoria que también toco a los habitantes del Sobrarbe, entre ellos los de Laspuña y Ceresa , dejar a sus espaldas sus casas y sus montañas, tal como quedó reflejado en los documentos de convocatoria de “Caballería” y  “Milicias” del mes de abril del año 1300.
En la segunda mitad de 1309 Jaime II puso sitio a la ciudad de Almería y también requirió la ayuda de la gente de Laspuña.
En la Edad Moderna, en 1495, Laspuña era propiedad del Señorío Eclesiástico de San Victorián.
En la época de Felipe II, por los años finales del siglo XVI, los mozos de Laspuña junto con los de Sobrarbe participaron tanto para detener la invasión de Aragón por Felipe II como para defender los puertos de Plan, Bielsa y Gistaín de la invasión de los bearneses.
En el año 1600 el concejo de Laspuña acuerda la construcción de un Molino que llega a durar hasta 1960. Por entonces comienzan la explotaciones forestales y la bajada de maderos por el Cinca con las nabatas, produciéndose una época de gran esplendor económico ya que la madera llegó a emplearse hasta para la fabricación de barcos. En la segunda mitad del siglo se construyó la iglesia de Laspuña y la ermita de Fuente Santa.
Pero a finales de siglo las sequías y las pestes y epidemias asolaron el municipio y diezmaron la población. En 1651 el morbo subió implacable por Aragón hasta su extremidad norte, pues después de Zaragoza y Huesca hallamos datos de pueblos como Laspuña y Ceresa  en los que su población quedó diezmada a más de la mitad. Como consecuencia de esa mortal epidemia se inició en Laspuña y en la comarca la veneración a San Sebastián que es el protector de la peste.
A lo largo del siglo XVII y sobre todo del XVIII la población se recuperó gracias sobre todo al auge de la explotación maderera. A principios de 1800 Laspuña y Sobrarbe se vieron afectados por las invasiones francesas de los ejércitos de Napoleón.
En el año 1835 Laspuña también se vio afectada por las guerras carlistas y la milicia de Laspuña se vio obligada a entrar en batalla.
Ya en 1850, en el diccionario de Madoz se describe a Laspuña como un lugar castigado por los vientos del norte, de 80 casas y una escuela de primeras letras con 30 niños. En 1911 Lucien Briet, a su paso por Laspuña nos deja una descripción de su tránsito por el término municipal hacia San Victorián.
Durante la guerra civil, la vida en Laspuña se vio afectada por los incidentes de la guerra. Una parte de la población murió en el campo de batalla, otros fueron fusilados, muchos sufrieron el exilio y los menos pudieron vivir durante la época franquista. A pesar de ello en 1950 Laspuña contaba con 468 habitantes. La continuidad de las explotaciones madereras permitieron a Laspuña ser uno de los pueblos más desarrollados de la época, llegó a tener un colegio de bachiller municipal cuando no lo había en Aínsa. Sin embargo la emigración a las grandes ciudades siguió siendo la causa del gran declive demográfico, 391 habitantes en 1970, 345 en 1980 y 280 en la actualidad (año 2016 según fuentes del INE).

No hay comentarios:

Publicar un comentario